Inicio deportes Belasteguín-Gutiérrez y Sánchez-Josemaría, campeones del Adeslas Madrid Open

Belasteguín-Gutiérrez y Sánchez-Josemaría, campeones del Adeslas Madrid Open

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Los argentinos Fernando Belasteguín y Sanyo Gutiérrez vencieron este domingo a Álex Ruiz y a Franco Stupaczuk (6-7, 6-4, 6-3) para proclamarse campeones masculinos del Adeslas Madrid Open 2021, primer torneo del año en el World Padel Tour y que se ha celebrado en el WiZink Center, mientras que las españolas Ariana Sánchez y Paula Josemaría se hicieron con el título en la categoría femenina tras superar a Lucía Sainz y Bea González (6-3, 6-4).

En la primera final de la jornada y del año, Ariana Sánchez y Paula Josemaría superaron en dos sets a Lucía Sainz y Bea González, que llegaban al último partido tras haber eliminado a las número uno del mundo, Gemma Triay y Alejandra Salazar.

La igualdad marcó un primer set en el que un único ‘break’, nada más comenzar, permitió a la de Reus y a la cacereña llevarse el parcial, a pesar de que Sainz y González tuvieron dos bolas para recuperar la rotura en el noveno juego.

Con ambas duplas fortalecidas con su saque, la segunda manga se decidió en el noveno juego, cuando las campeonas firmaron un nuevo quiebre que les dio el triunfo final tras una hora y 28 minutos de juego.

Posteriormente se celebró la final masculina, en la que se enfrentaron los ‘matagigantes’ Álex Ruiz y Franco Stupaczuk, que habían eliminado en el torneo a la pareja 1 y a la 3 del ranking, con la dupla número dos del mundo, Fernando Belasteguín y Sanyo Gutiérrez, que consiguió alzar su primer título como pareja.

La pareja hispano-argentina arrancó con un ‘break’ que puso el 2-0 a su favor, pero ‘Bela’ y ‘Sanyo’ consiguieron descontar la ventaja y volver a romper después para ponerse por delante. Sin embargo, ‘Stupa’ y Álex lograron forzar el ‘tie-break’ y llevarse el primer set.

Los argentinos, en cambio, consiguieron igualar la contienda con un solitario quiebre que les dio la segunda manga, y a partir de ahí ganaron confianza. Así, arrancaron el parcial definitivo con un 5-1, que, a pesar de la resistencia de sus adversarios, fue letal.