Inicio deportes Economía rechaza las alegaciones del Valencia CF para prorrogar la ATE del...

Economía rechaza las alegaciones del Valencia CF para prorrogar la ATE del Mestalla y pone fin a la vía administrativa

El club puede presentar recurso de reposición o un contencioso-administrativo

VALÈNCIA, 13 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Economía Sostenible ha resuelto este lunes “denegar” al Valencia la reorganización de plazos solicitada para concluir las obras de la Actuación Territorial Estratégica cinco años más tarde, en 2030, en tanto que “no puede fundamentarse en los términos exigidos por la legislación aplicable” y apela a “la continuidad de la ejecución de la ATE en los términos vigentes”.

Para el departamento que dirige Rafa Climent, “no se han acreditado causas ajenas al Valencia Club de Fútbol, SAD, que justifiquen la concesión de la reorganización y prórroga en los términos solicitados, ni tampoco que el tiempo perdido sea igual o superior a cinco años, que es el de la prórroga solicitada”.

Esta es la segunda resolución que la Conselleria emite en este sentido. El pasado 8 de julio la Dirección General de Comercio ya comunicó al club que denegaba su solicitud de prórroga, pero le concedió un plazo de 10 días para presentar alegaciones. Ahora, una vez estudiadas las alegaciones del Valencia CF, vuelve a emitir una resolución en contra de ampliar los plazos de ejecución de las obras.

Según el escrito, consultado por Europa Press “al margen de las penalidades que, en su caso, proceda imponer por los incumplimientos parciales de las fases de ejecución, y siempre de acuerdo con el principio de proporcionalidad, se estima que no concurre causa alguna que pueda fundamentar la prórroga solicitada que necesariamente conlleva la reorganización de la propuesta”.

No obstante, esta resolución se entiende “sin perjuicio de la facultad del promotor de instar una prórroga cuando sea notoria y manifiesta la necesidad de ampliar el plazo de ejecución para finalizar todas o parte de las actuaciones contempladas en la ATE y acredite que ello es debido a causas que no le son imputables, así como el periodo a que se extienden dichas circunstancias”. Eso sí, “la prórroga no podrá exceder de la mitad del plazo inicial de ejecución total”, añade el documento.

CABE RECURSO

Contra la presente resolución, que agota la vía administrativa, podrá interponerse recurso de reposición ante el mismo órgano en el plazo de un mes -a contar desde el día siguiente a su publicación-, o bien directamente un recurso contencioso-administrativo en el plazo de dos meses ante la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), sin perjuicio de que se pueda interponer cualquier otro recurso de los previstos en la vigente legislación.

En su escrito, la Conselleria de Economía Sostenible hace un repaso cronológico de lo acontecido desde la entrada en vigor de la ATE, en mayo de 2015, cuando se establecieron las tres fases de las actuaciones hasta 2025, y constata un “incumplimiento parcial”.

También se hace eco del escrito que el club que preside Anil Murthy presentó en abril para solicitar una prórroga de la ATE, aludiendo a “dificultades” en el proceso de compraventa de la parcela sobre la que se ubica el estadio actual del Mestalla que servirá para financiar la construcción del Nuevo Mestalla. El club argumentaba también la “paralización” provocada por la pandemia de la Covid-19.

Pero según Economía, el Valencia CF no aporta “otros argumentos ni documentos que fundamenten y acrediten su solicitud de reorganización de la ATE”.

Asimismo, repasa las alegaciones y la documentación complementaria presentada por el Valencia CF, que da por “ejecutada” la Fase 1 de la ATE del Mestalla y culpa al Ayuntamiento de demoras en las obras por “inactividad” en los procedimientos de concesión de autorizaciones y licencias de competencia municipal.

Y su escrito mas reciente, en el que el Valencia CF se compromete a destinar “la mayoría de la inversión” que recibirá del LaLiga, a través del fondo de inversión CVC, a la construcción del nuevo estadio del Mestalla y dice que en diciembre podría presentar un nuevo calendario de actuaciones.

Para reforzar su rechazo a la prórroga, Economía recuerda los escritos aportados por el Ayuntamiento de València, que cree que “el motivo alegado por el promotor para justificar el retraso, que es el fracaso de las gestiones para la venta de la parcela del Antiguo Mestalla y la consiguiente imposibilidad de financiar sus compromisos, no resulta aceptable como motivo no imputable al contratista, ya que se trata de una cuestión financiera interna de la sociedad”. Según el consistorio, “la obra está paralizada por voluntad de los titulares desde aproximadamente marzo de 2009”.

Incorpora también el posicionamiento de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad que considera que la solicitud de prórroga solicitada por el club valencianista es “manifiestamente insuficiente, tanto en el planteamiento de la nueva cronología como en el compromiso de ejecución” y señala que su “inactividad” como promotor ha afectado a la presentación de proyectos.

Es más, cree que “no se puede analizar con un mínimo de rigor jurídico” una propuesta de prórroga como la del Valencia CF para ejecutar una actuación territorial con un coste de 741.527.232,76 euros.

Por otra parte, cabe recordar que la Abogacía de la Generalitat emitió también el pasado mes de agosto un informe que concluye que el Consell “está obligado a resolver anticipadamente la Actuación Territorial Estratégica (ATE) del Mestalla”, cuyas obras estaba previsto que finalizaran en 2025.

El documento señalaba que “la ley impone a la Administración un mandato imperativo, una obligación de actuar ante el incumplimiento de las condiciones impuestas en la ATE por su promotor”, el Valencia CF, y plantea dos opciones: o bien declarar la caducidad de la ATE, o bien acordar la sustitución del promotor.

El informe constataba queda “acreditado” el “incumplimiento grave y retirado” de los plazos establecidos para la ejecución de las Fases 1 y 2 de la ATE e instaba a la Administración a actuar para satisfacer el “interés público” de la actuación urbanística.