Inicio Motociclismo (Análisis) El doblete de Pogacar pasa por los Pirineos

(Análisis) El doblete de Pogacar pasa por los Pirineos

cabecera_650x400

BARCELONA, 12 (EUROPA PRESS)

El Tour de Francia arranca su tercera y última semana, la decisiva y que coronará al nuevo campeón o confirmará el doblete del actual líder y vigente campeón Tadej Pogacar (UAE-Team Emirates) en unos Pirineos que serán clave y con una crono con mucho a decir antes de la fiesta del podio final en París.

La ‘Grande Boucle’ llega a su fin pero no sin antes estar obligada a dar espectáculo y a cerrar varias carpetas abiertas. Y se decidirá todo en los Pirineos, en grandes cimas y puertos históricos del Tour de Francia, con Pogacar como claro favorito si no hay adversidades y una lucha abierta por las plazas restantes del podio.

Andorra acogió el segundo día de descanso, este lunes, tras el final de etapa en Andorra la Vella, y dará lugar al arranque, el martes, de la primera etapa pirenaica. La más suave, pero con opciones de sorpresa si alguien prueba a inquietar a Pogacar en una jornada pensada para otra victoria desde la fuga.

Pas de la Casa, en la frontera, será punto de partido de una etapa de 169 kilómetros con final en Saint-Gaudens y cuatro puertos de montaña. El primero en ser ascendido, el Col de Port (11,4 kilómetros al 5,1 por ciento) dará paso al Col de la Core (13,1 kilómetros al 6,6 por ciento, único de 1ª categoría), Col de Portet-d’Aspet y la Cote d’Aspret-Sarrat, de 800 metros al 8,4 por ciento y a 7 kilómetros de la meta.

El miércoles llega la primera de las dos grandes etapas en los Pirineos. Entre Muret y el Col du Portet, sobre 178,4 kilómetros, empezará suave hasta enlazar las subidas al Peyresourde, Val Louron-Azet y, para terminar, los 16 kilómetros a un desnivel medio del 9 por ciento del Col du Portet, coronado a 2.215 metros de altura. Dos 1ª y un categoría Especial para que Pogacar se consolide o para que le busquen las cosquillas en esa lucha secundaria por el podio.

No afloja el Tour el jueves. Explosividad en 129,7 kilómetros entre Pau y Luz Ardiden, con las subidas a dos colosos e históricos como el Col du Tourmalet (17,1 kilómetros al 7,3 por ciento) y la subida final a Luz Ardiden (13,3 kilómetros al 7,4 por ciento). Los jueces, casi finales, del Tour.

El viernes sí habrá descanso, con una etapa para fugas o la penúltima lucha al esprint para los velocistas (Mourenx-Libourne, 207 kilómetros), mientras que el sábado, en el penúltimo día de carrera, una contrarreloj individual de 30,8 kilómetros entre Libourne y Saint-Émilion, entre viñedos y prácticamente llanos, acabarán de perfilar todo.

Buena antesala para la fiesta final en París, en los bellos Campos Elíseos de la capital francesa. Una etapa corta, de 108,4 kilómetros y salida en Chatou, donde celebrar los triunfos, o incluso el terminar una ronda gala complicada, antes del último esprint final por la etapa y la celebración de gala.